El Bisontes recibe un excesivo castigo en un choque ante el Barça B marcado por la polémica y una entrada de 2567 espectadores en el Ciutat

No pudo ser y Bisontes Castellón salió de vacío en su choque ante el Barça Lassa B en un partido donde las excesivas amarillas (hasta 6)  así como expulsiones (Rojas a Javi Rangel y Nacho Serra) en el cuadro local mermaron a un equipo que se iba al descanso con 1–1 e inferioridad numérica. Tras la reanudación y aprovechando esta situación ponían el 1-2 los azulgranas cuando restaban 10 segundos para cumplir los dos minutos de superioridad. El gol no pasó factura a los Castellonenses quienes pudieron empatar en hasta 3 claras ocasiones, pero en una contra y aprovechando la crispación en la pista y grada los catalanes sacaban petróleo con el 1-3. A partir de ahí se la jugaba el mister Manuel Collado con Pipi con portero jugador  pero solo servía para que el cuadro de Xavier Closas pusiera un engañoso 1-5 que no hacía justicia a lo vivido en el Ciutat.